Cuándo, cómo y qué delegar en una Asistente Virtual

¿Delegar en una Asistente Virtual? Quiero contarte cuándo, cómo y qué puedes delegar en esta profesión que viene pisando fuerte.

Cada día, más y más emprendedores y empresarios deciden delegar en una persona de confianza que les libere su tiempo y, por supuesto, genere resultados.

Estarás cansada de escuchar que para crecer tienes que delegar. De hecho, tú ya sabes que sola no puedes con todo.

La clave está en poner tu fuerza y foco en aquella parte del negocio que más te necesite para crecer.

Enviar la mayoría de los correos electrónicos, subir los post a tus redes, crear una landing page o un embudo de ventas… ¡NO TE NECESITAN! 

Vale, esto no es del todo cierto: solo te necesitan para que vuelques tus ideas, tus estrategias y tus objetivos. 

El resto, el engranaje que mueve la máquina SE PUEDE DELEGAR. Es más, debes delegarlo para seguir centrada en lo importante: TÚ Y TU NEGOCIO.

Me meto de lleno a explicarte qué es la Asistencia Virtual y a contarte varios truquitos para que todo fluya:

  • ¿Qué es una Asistente Virtual?

Una AV es una emprendedora como tú, cuyo negocio está enfocado en dar servicios a emprendedores y negocios digitales.

Me atrevo a decir que los servicios que ofrecemos son casi infinitos: tantos como todas las tareas que sean delegables.

Todas conocemos las áreas básicas, pero cada Asistente Virtual es un mundo ya que cada una de nosotras nos especializamos en áreas concretas.

Y te pregunto con un ejemplo: ¿todos los negocios de coach o de desarrollo personal son iguales? 

¡Por supuesto que no! 

Cada AV tiene su propio negocio, especializado en la delegación de determinados servicios, con sus valores y sus procesos de trabajo propios.

  • ¿Qué no es una Asistente Virtual?

La definición que podríamos hacer sería:

“Profesional que, a través de la delegación de tareas, apoya y ayuda a los negocios digitales”⁣

Como acabo de comentar cada AV gestiona su negocio como mejor le parece, algunas somos autónomas y otras trabajan con contrato.

No trabajamos 24h, 365 días al año: No, nos reinventamos para ser dueñas de nuestro tiempo, para conciliar con nuestra familia y con nosotras mismas y para convertirnos en una profesión que nos apasiona: AYUDAR A LOS DEMÁS.

Estamos al servicio de los negocios digitales. Velamos para que todo salga perfecto y se consigan los resultados y los objetivos marcados. 

Por decirlo de otra manera, nos convertimos en parte del negocio con el que colaboramos, lo damos todo y nos esforzamos como si fuera el nuestro.

Pero… cada negocio digital tiene su CEO, dueño, jefe, emprendedor… o como queramos llamarlo y no, no somos nosotras.

Déjame hacer un apunte antes de entrar a explicarte cómo sería el proceso de delegación: 

𝐒𝐚𝐛𝐞𝐦𝐨𝐬 𝐡𝐚𝐜𝐞𝐫 𝐝𝐞 𝐭𝐨𝐝𝐨 𝐩𝐞𝐫𝐨 𝐬𝐨𝐦𝐨𝐬 𝐞𝐱𝐩𝐞𝐫𝐭𝐚𝐬 𝐞𝐧 𝐝𝐞𝐭𝐞𝐫𝐦𝐢𝐧𝐚𝐝𝐚𝐬 𝐚́𝐫𝐞𝐚𝐬 y tareas, no en todas, para ello existen profesiones maravillosas con las que se cubren necesidades específicas de un negocio como:⁣

▪️ Un copy lo escribe un copy⁣writer

▪️ Un community manager crea la estrategia de tus redes sociales⁣

Conclusión: Una AV es una AV, no una copy aunque sepa de copywriting, ni una diseñadora web aunque te ayude con tu web, ni una trafficker aunque te monte campañas en Facebook Ads.

Me meto en “la chicha” de la profesión porque como AV quiero ayudarte en todo lo que esté en mi mano, así que aquí vienen mis consejos:

  • ¿Cuándo es el momento ideal para empezar a delegar en una AV?

Cuando te sobrepasen las tareas que tienes planificadas y sientas que el tiempo se te escapa, sin conseguir los resultados que te propones.

Te pongo un ejemplo: tienes claro que este trimestre quieres lanzar tu próximo servicio o producto y te has puesto un plazo para sacarlo, pero ves que pasan las horas, los días y las semanas y no avanzas.

Te has pasado media mañana contestando mails y la otra media, diseñando los post de esta semana. Al día siguiente, vuelta a empezar pero esta vez, pensando en la estrategia de email marketing y de paso trasteando en Active Campaign.

La clave para saber cuándo es el momento perfecto es darte cuenta de qué tareas puede hacer otra persona con las indicaciones que tú le des.

¿Y si no tienes ingresos suficientes?

Esto es la pescadilla que se muerde la cola: no tienes tiempo para hacer todo lo que quieres, no ganas suficiente dinero ni para ti, no puedes pagar un servicio como la asistencia virtual, por lo que lo vuelves a hacer tú todo y vuelta a empezar.

Tu tiempo vale más que tu dinero y sí, tu tiempo va a generar resultados, y por lo tanto, dinero, así que…

… la conclusión es: 

DELEGAR = GANAR TIEMPO = GANAR DINERO

Te recomiendo que lo poco que puedas gastar, lo inviertas en una persona que te libere. Al principio empieza por tareas pequeñas (robatiempos), por ejemplo dentro de las áreas de:

  • Gestión de correo electrónico
  • Redes Sociales
  • Facturación
  • Contabilidad

Poco a poco, amplía a otras áreas del negocio.

Los resultados llegarán, podrás delegar más y volcarte en ti, en tus ideas y tu negocio.

  • ¿Cómo delegar en una Asistente Virtual?

Primero comentarte que estamos todas en las redes sociales y si vas tirando del hilo nos vas a encontrar.

Pon en los buscadores Asistente Virtual, AV o Delegar, por ejemplo.

Estamos también en directorios y en bases de datos de negocios de delegación.

Te aconsejo que le hagas muchísimo caso a tu intuición y que colabores con la persona que más conecte contigo.

Para ello, selecciona los perfiles que más te llamen la atención: por la persona en sí y por las áreas del negocio que necesites delegar.

Habla con cada una de ellas: siempre aconsejo que sea por videollamada. 

El contacto “personal” es lo más importante. Te va a ayudar a decidir quién conecta más contigo.

Cada AV trabaja de una forma distinta. Puedes encontrar:

  • AVs que trabajan por un precio cerrado por hora independientemente de las tareas que hagan.
  • AVs a las que les puedes contratar un pack de horas y cuando se acabe este pack renovarlo o no.
  • AVs que trabajan con un catálogo de servicios, donde el precio no es por hora sino por resultado final de la tarea o proyecto que le quieras delegar.

Una vez hayas decidido con qué persona vas a colaborar, os sugiero establecer: 

  1. Un proceso de trabajo.
  2. Unos canales y tiempos de comunicación.
  3. Tiempos de entrega, por tu parte, del material que la AV necesita para ponerse a trabajar.
  4. Tiempos de entrega de las tareas.

Y sobre todo, os recomiendo: HABLAR, HABLAR Y HABLAR.

La comunicación es la base de la libertad, así que, como no os conocéis necesitáis expresar ambas cómo os sentís y cómo os gustaría que se hicieran las cosas y ¿sabes por qué?

Porque tu AV va a ser tu mano derecha: piensa que se va a convertir en tu mejor aliada, la mejor amiga de tu negocio… y ¿no se lo contarías todo a tu mejor amiga?

COMUNICACIÓN = CONFIANZA = LIBERTAD

Y acabo con:

¿Qué delegar en tu Asistente Virtual?

Todas las tareas relacionadas con las áreas de tu negocio que no requieran que estés tú presente. 

Te enumero las áreas más comunes a parte de las que ya te he ido nombrando:

  • Edición de vídeo y audio
  • Diseño Web
  • Email Marketing
  • Embudos de venta
  • Lanzamientos
  • Creación de cursos e infoproductos
  • Diseño y maquetación de ebooks o documentos digitales
  • Traducción
  • Asistencia en Webinars
  • Gestión de procesos
  • Organización
  • Estrategias

Podría seguir nombrando más áreas, pero simplemente te invito a que selecciones las tareas que te roban tu valor más preciado: tu tiempo.

Busca una Asistente Virtual y empieza a ser libre

 

Marta R Santolaya

Asistente Virtual Técnica

https://directorio.institutoasistenciavirtual.com/av/marta-r-santolaya/

Ayudo a los negocios digitales a generar resultados ya que libero su tiempo de las tareas más técnicas, por ejemplo el Diseño Web y el Email Marketing, entre otras. Me he especializado en ayudarles con sus lanzamientos, desde la idea hasta la venta.