Cuándo, cómo y qué delegar en una Asistente Virtual

¿Delegar en una Asistente Virtual? Quiero contarte cuándo, cómo y qué puedes delegar en esta profesión que viene pisando fuerte.

Cada día, más y más emprendedores y empresarios deciden delegar en una persona de confianza que les libere su tiempo y, por supuesto, genere resultados.

Estarás cansada de escuchar que para crecer tienes que delegar. De hecho, tú ya sabes que sola no puedes con todo.

La clave está en poner tu fuerza y foco en aquella parte del negocio que más te necesite para crecer.

Enviar la mayoría de los correos electrónicos, subir los post a tus redes, crear una landing page o un embudo de ventas… ¡NO TE NECESITAN! 

Vale, esto no es del todo cierto: solo te necesitan para que vuelques tus ideas, tus estrategias y tus objetivos. 

El resto, el engranaje que mueve la máquina SE PUEDE DELEGAR. Es más, debes delegarlo para seguir centrada en lo importante: TÚ Y TU NEGOCIO.

Me meto de lleno a explicarte qué es la Asistencia Virtual y a contarte varios truquitos para que todo fluya:

  • ¿Qué es una Asistente Virtual?

Una AV es una emprendedora como tú, cuyo negocio está enfocado en dar servicios a emprendedores y negocios digitales.

Me atrevo a decir que los servicios que ofrecemos son casi infinitos: tantos como todas las tareas que sean delegables.

Todas conocemos las áreas básicas, pero cada Asistente Virtual es un mundo ya que cada una de nosotras nos especializamos en áreas concretas.

Y te pregunto con un ejemplo: ¿todos los negocios de coach o de desarrollo personal son iguales? 

¡Por supuesto que no! 

Cada AV tiene su propio negocio, especializado en la delegación de determinados servicios, con sus valores y sus procesos de trabajo propios.

  • ¿Qué no es una Asistente Virtual?

La definición que podríamos hacer sería:

“Profesional que, a través de la delegación de tareas, apoya y ayuda a los negocios digitales”⁣

Como acabo de comentar cada AV gestiona su negocio como mejor le parece, algunas somos autónomas y otras trabajan con contrato.

No trabajamos 24h, 365 días al año: No, nos reinventamos para ser dueñas de nuestro tiempo, para conciliar con nuestra familia y con nosotras mismas y para convertirnos en una profesión que nos apasiona: AYUDAR A LOS DEMÁS.

Estamos al servicio de los negocios digitales. Velamos para que todo salga perfecto y se consigan los resultados y los objetivos marcados. 

Por decirlo de otra manera, nos convertimos en parte del negocio con el que colaboramos, lo damos todo y nos esforzamos como si fuera el nuestro.

Pero… cada negocio digital tiene su CEO, dueño, jefe, emprendedor… o como queramos llamarlo y no, no somos nosotras.

Déjame hacer un apunte antes de entrar a explicarte cómo sería el proceso de delegación: 

𝐒𝐚𝐛𝐞𝐦𝐨𝐬 𝐡𝐚𝐜𝐞𝐫 𝐝𝐞 𝐭𝐨𝐝𝐨 𝐩𝐞𝐫𝐨 𝐬𝐨𝐦𝐨𝐬 𝐞𝐱𝐩𝐞𝐫𝐭𝐚𝐬 𝐞𝐧 𝐝𝐞𝐭𝐞𝐫𝐦𝐢𝐧𝐚𝐝𝐚𝐬 𝐚́𝐫𝐞𝐚𝐬 y tareas, no en todas, para ello existen profesiones maravillosas con las que se cubren necesidades específicas de un negocio como:⁣

▪️ Un copy lo escribe un copy⁣writer

▪️ Un community manager crea la estrategia de tus redes sociales⁣

Conclusión: Una AV es una AV, no una copy aunque sepa de copywriting, ni una diseñadora web aunque te ayude con tu web, ni una trafficker aunque te monte campañas en Facebook Ads.

Me meto en “la chicha” de la profesión porque como AV quiero ayudarte en todo lo que esté en mi mano, así que aquí vienen mis consejos:

  • ¿Cuándo es el momento ideal para empezar a delegar en una AV?

Cuando te sobrepasen las tareas que tienes planificadas y sientas que el tiempo se te escapa, sin conseguir los resultados que te propones.

Te pongo un ejemplo: tienes claro que este trimestre quieres lanzar tu próximo servicio o producto y te has puesto un plazo para sacarlo, pero ves que pasan las horas, los días y las semanas y no avanzas.

Te has pasado media mañana contestando mails y la otra media, diseñando los post de esta semana. Al día siguiente, vuelta a empezar pero esta vez, pensando en la estrategia de email marketing y de paso trasteando en Active Campaign.

La clave para saber cuándo es el momento perfecto es darte cuenta de qué tareas puede hacer otra persona con las indicaciones que tú le des.

¿Y si no tienes ingresos suficientes?

Esto es la pescadilla que se muerde la cola: no tienes tiempo para hacer todo lo que quieres, no ganas suficiente dinero ni para ti, no puedes pagar un servicio como la asistencia virtual, por lo que lo vuelves a hacer tú todo y vuelta a empezar.

Tu tiempo vale más que tu dinero y sí, tu tiempo va a generar resultados, y por lo tanto, dinero, así que…

… la conclusión es: 

DELEGAR = GANAR TIEMPO = GANAR DINERO

Te recomiendo que lo poco que puedas gastar, lo inviertas en una persona que te libere. Al principio empieza por tareas pequeñas (robatiempos), por ejemplo dentro de las áreas de:

  • Gestión de correo electrónico
  • Redes Sociales
  • Facturación
  • Contabilidad

Poco a poco, amplía a otras áreas del negocio.

Los resultados llegarán, podrás delegar más y volcarte en ti, en tus ideas y tu negocio.

  • ¿Cómo delegar en una Asistente Virtual?

Primero comentarte que estamos todas en las redes sociales y si vas tirando del hilo nos vas a encontrar.

Pon en los buscadores Asistente Virtual, AV o Delegar, por ejemplo.

Estamos también en directorios y en bases de datos de negocios de delegación.

Te aconsejo que le hagas muchísimo caso a tu intuición y que colabores con la persona que más conecte contigo.

Para ello, selecciona los perfiles que más te llamen la atención: por la persona en sí y por las áreas del negocio que necesites delegar.

Habla con cada una de ellas: siempre aconsejo que sea por videollamada. 

El contacto “personal” es lo más importante. Te va a ayudar a decidir quién conecta más contigo.

Cada AV trabaja de una forma distinta. Puedes encontrar:

  • AVs que trabajan por un precio cerrado por hora independientemente de las tareas que hagan.
  • AVs a las que les puedes contratar un pack de horas y cuando se acabe este pack renovarlo o no.
  • AVs que trabajan con un catálogo de servicios, donde el precio no es por hora sino por resultado final de la tarea o proyecto que le quieras delegar.

Una vez hayas decidido con qué persona vas a colaborar, os sugiero establecer: 

  1. Un proceso de trabajo.
  2. Unos canales y tiempos de comunicación.
  3. Tiempos de entrega, por tu parte, del material que la AV necesita para ponerse a trabajar.
  4. Tiempos de entrega de las tareas.

Y sobre todo, os recomiendo: HABLAR, HABLAR Y HABLAR.

La comunicación es la base de la libertad, así que, como no os conocéis necesitáis expresar ambas cómo os sentís y cómo os gustaría que se hicieran las cosas y ¿sabes por qué?

Porque tu AV va a ser tu mano derecha: piensa que se va a convertir en tu mejor aliada, la mejor amiga de tu negocio… y ¿no se lo contarías todo a tu mejor amiga?

COMUNICACIÓN = CONFIANZA = LIBERTAD

Y acabo con:

¿Qué delegar en tu Asistente Virtual?

Todas las tareas relacionadas con las áreas de tu negocio que no requieran que estés tú presente. 

Te enumero las áreas más comunes a parte de las que ya te he ido nombrando:

  • Edición de vídeo y audio
  • Diseño Web
  • Email Marketing
  • Embudos de venta
  • Lanzamientos
  • Creación de cursos e infoproductos
  • Diseño y maquetación de ebooks o documentos digitales
  • Traducción
  • Asistencia en Webinars
  • Gestión de procesos
  • Organización
  • Estrategias

Podría seguir nombrando más áreas, pero simplemente te invito a que selecciones las tareas que te roban tu valor más preciado: tu tiempo.

Busca una Asistente Virtual y empieza a ser libre

 

Marta R Santolaya

Asistente Virtual Técnica

https://directorio.institutoasistenciavirtual.com/av/marta-r-santolaya/

Ayudo a los negocios digitales a generar resultados ya que libero su tiempo de las tareas más técnicas, por ejemplo el Diseño Web y el Email Marketing, entre otras. Me he especializado en ayudarles con sus lanzamientos, desde la idea hasta la venta.

Share:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

3 Comments

  1. Sara Lodos

    21 mayo, 2021 at 6:29 PM

    Gracias por el artículo Marta. En uno de los proyectos en los que trabajo estamos pensando que pronto llegará el momento de delegar en un o una asistente virtual y, aunque parezca una tontería, es complicado pensar en cómo puedes delegar y qué pasos seguir. Así que gracias por arrojar luz!

    1. admin

      26 mayo, 2021 at 9:05 AM

      Si que es complicado decidirnos a delegar, pero una vez lo haces siempre piensas en porqué no lo hiciste antes. Gracias por comentar!

    2. Marta

      26 mayo, 2021 at 9:54 PM

      ¡Muchas gracias a ti por tu comentario! Sí es difícil dar el paso pero como dice Natalia, una vez lo das es lo mejor que podrías haber hecho. Además la asistente virtual que elijas seguro que te ayudará en el proceso y te resultará todo más fácil. El proceso de delegar se aprende con el tiempo y que mejor que de la mano de una AV! Tómate tu tiempo y da el paso, seguro que no te arrepentirás!

Leave a Reply

On Key

Blogs Recientes

EMPRENDER ONLINE
admin

Conecta con el mejor método de productividad personal: SER TÚ MISMA

No es tan importante la cantidad de tiempo del cual dispongamos sino en qué lo invertimos exactamente y cómo. Poner el foco en lo que es realmente importante para nosotras a nivel personal (más allá de lo que esté de moda y lo que hagan los demás) y dejar de dispersar nuestra energía en procesos y personas que nos la roban y nos desgastan. Organizarnos bien según nuestros valores y necesidades personales para quitar lo superfluo que no necesitamos, como el buen escultor que elimina lo sobrante de un bloque de mármol para que surja la obra de arte. Pon el foco en lo que es importante para ti y conserva tu energía para que tu empresa alcance el máximo potencial Antes de empezar, permíteme el atrevimiento de hacerte la siguiente pregunta: ¿Por qué decidiste emprender y crear tu propia empresa? Cada una de nosotras tenemos bien guardada en el corazón la respuesta a esta pregunta. Muchas lo hacemos porque tenemos un sueño que cumplir que late profundamente en nuestro interior y deseamos compartir nuestros dones y talentos al mundo para vivir desde nuestro propósito personal. A otras nos encanta la idea de ser nuestras propias líderes y que nada ni nadie nos diga lo que debemos hacer, porque ansiamos un estilo de vida que nos permita ser más libres con nuestros horarios y decisiones diarias. También es muy frecuente que anhelemos conciliar nuestra vida personal y profesional para disfrutar de la maternidad y la familia. Y en algunos casos no vemos otra salida que emprender cuando ya no nos queda otra, y en el camino encontramos nuestra propia voz en el mundo. Como mujeres, empresarias, profesionales, madres, líderes, compañeras, hijas, amigas y consejeras, día a día navegamos por la fina línea del equilibrio personal para que todo salga a la perfección y no nos olvidemos de nada por el camino: tenemos comidas y mochilas escolares listas, llegamos a tiempo a la escuela, nos dejamos la piel en el campo profesional, mantenemos un mínimo de orden en casa y, por supuesto, le dedicamos el tiempo que podemos a nuestra pareja, amigos y familiares (y si queda algo al final de todo, para nosotras también). ¿Te suena de algo el mito de la superwoman ;)? Dentro de esta vorágine del día a día, lo damos todo por ser unas empresarias de éxito, por andar el siguiente paso de este camino que hemos decidido empezar para alcanzar una mejor calidad de vida, aprendiendo a superar cada bache y obstáculo que se nos presenta en el camino.  Es una aventura reservada a las valientes, a las mujeres que han tenido el coraje de ser auténticamente fieles a ellas mismas y seguir los dictados de su corazón Sea cual sea tu respuesta a las razones que dieron el pistoletazo de salida a tu carrera como emprendedora, es muy frecuente que pierdas algunas veces la visión de tu destino. Como en cualquier viaje, lo empezamos con la ilusión y alegría de los nuevos inicios y de todo lo que está por venir. Pero en algunas etapas nuestros pies se llenan de ampollas y llega el desaliento y la frustración. La saturación y el agobio. El agotamiento por darte cuenta de que el estilo de vida libre que siempre habías soñado se ha convertido en largas horas invertidas en tu empresa, y que en lugar de conciliar más y mejor, has perdido calidad de vida. Y hasta puede que hayas pasado de disfrutar de una empresa alineada con tu visión de vida, a sentirte que eres su esclava, llegándote a preguntar… ¿por qué decidí emprender? Si le echas un vistazo a las personas que son modelos de éxito y referencia obligada para ti y para tu empresa (y que marcan el camino hacia dónde quieres llegar), verás rápidamente que tanto ellas como tú tenéis las mismas 24 horas al día, ni una más ni una menos. ¿Por qué parece que algunas personas exprimen al máximo las suyas y disfrutan de cada segundo, mientras que a otras no les llega la vida y van con la lengua fuera desde que se despiertan hasta que se acuestan? No será que, como decía Séneca (filósofo romano que vivió en el siglo I d.C) ¿no es que tengamos poco tiempo, sino que perdemos mucho?  Como personas, el bien más valioso del cual disponemos es el tiempo, nuestro único recurso no renovable. Como empresarias, nos damos cuenta de que, además de ello, necesitamos dosis ingentes de energía para concretar ideas y materializar objetivos, para llegar a las metas que nos hemos propuesto. Porque gestar una empresa es como un bebé: requiere de nuestro mejor tiempo y energía para desarrollarse y crecer hasta alcanzar su máximo potencial. Para ello, no es tan importante la cantidad de tiempo del cual dispongamos sino en qué lo invertimos exactamente y cómo. Poner el foco en lo que es realmente importante para nosotras a nivel personal (más allá de lo que esté de moda y lo que hagan los demás) y dejar de dispersar nuestra energía en procesos y personas que nos la roban y nos desgastan. Organizarnos bien según nuestros valores y necesidades personales para quitar lo superfluo que no necesitamos, como el buen escultor que elimina lo sobrante de un bloque de mármol para que surja la obra de arte.  En realidad el mejor método de productividad personal lo llevamos cada una de nosotras incorporado de serie, si somos capaces de bucear en nuestro interior y descubrir lo que hace nuestro corazón cantar. Con esto ya tenemos el 80% del trabajo hecho. Si a esto le unimos una buena metodología de organización y estructuración del trabajo y los hábitos adecuados según nuestro estilo de vida, el éxito de tu existencia y empresa en equilibrio están asegurados. Y, con ello, recuperar la ilusión que te hizo dar el primer paso de este transformador máster de vida que estás recorriendo.  Para cerrar este rato que hemos pasado juntas, quiero compartir contigo tres propuestas prácticas que puedes

Leer más »
EMPRENDER ONLINE
admin

Lo que no te mata, te hace más fuerte

Yo creía que me iba a comer el mundo y el mundo me comió a mí. Esta frase describe a la perfección mis inicios en el mundo empresarial. Por la frase puedes intuir que no fueron fáciles ni un camino de rosas, pero lo que no te imaginas es que con 27 años tuve que cerrar mi primera empresa con una deuda de 100.000€. Así es, mi primer negocio no solo me fue mal sino que me generó una deuda de 100.000€, nada fácil de afrontar a esa edad. Cómo me arruiné con una deuda de 100.000€ con tan solo 27 años Entré en el mundo de los negocios por la puerta grande. Yo pensaba que al tener una carrera, haber estudiado en Inglaterra y tener un Máster en Negocios Internacionales ya lo tenía todo para triunfar en el mundo empresarial. Esta empresa la creé estando en mi anterior trabajo, fue la puerta de escape, la salida que necesitaba para dejar mi trabajo fijo en un banco y dar el salto a emprender. Algo que siempre había querido desde pequeña. En plena crisis de 2012, creé y registré mis propias marcas de bebidas espirituosas. Tenía dos: una de ron y otra de ginebra. Las exportaba por Europa, asistía a ferias, las vendía a conocidos, en supermercados y locales de copas. Era un buen negocio, pero no para mí. Era para alguien que conocía y tenía contactos en el mundo de la distribución y las grandes cadenas de supermercados. No fue fácil vender, hacer clientes y dar a conocer las marcas mediante catas y promociones en locales. Fueron unos años de mucho aprendizaje, frustración, penas y alegrías.  Recuerdo que estaba en una feria en Madrid y un importador me preguntaba si las marcas eran de mi padre. ¿Por qué pensaba que eran de mi padre? ¿Por que me veía joven? Una mujer en un mundo de hombres no pegaba nada allí, la verdad.  Al final, los gastos superaron con creces los ingresos y tuve que cerrar. No supe o no pude manejar mejor esa empresa. Los 3 aprendizajes de mi primer fracaso como emprendedora No entendía cómo mi empresa de bebidas había fallado. Si yo estaba más que formada, hablaba idiomas y era una de las top 10 en ventas en el banco en el que trabajaba. Fueron tiempos difíciles, no entendía la situación. Y la frustración se apoderó de mí. Además, yo misma me culpaba por ello y eso me generó una baja autoestima que hasta años más tarde no recuperé. Cuando lo hice, fue gracias al desarrollo personal y con terapias para volver a creer en mí. Cuando vives una situación de tal magnitud y tan joven, no sabes cómo afrontarlo. Miedo, duda, desesperación… emociones a flor de piel. De este fracaso saqué varios aprendizajes. 1-Emprendí en el sector equivocado Me metí en un mercado que no conocía, no entendía al público objetivo, era un negocio demasiado grande para mí en ese momento. Yo no he bebido nunca, no sé lo que es emborracharse. Así que te puedes imaginar qué pintaba yo creando unas marcas de bebidas cuando mi forma de ver la vida iba por otro lado. 2- Mala gestión financiera No supe administrar financieramente la empresa, no gestioné bien los números y eso es vital cuando emprendes. Igualmente, años más tarde, haciendo transgeneracional y analizando el árbol genealógico de mi familia me di cuenta de que repetía patrones del dinero de mis bisabuelos. 3-No saqué partido al mundo online No aproveché el mundo online. Tenía una web corporativa donde mostraba las marcas de  bebidas, estaba en redes sociales, pero realmente no lo supe aprovechar. Por aquella época estaba empezando la publicidad en Facebook, el copywriting, empezaba a coger peso el marketing digital… pero yo ni le daba la importancia que tenía ni controlaba los negocios online. Y ese fue mi GRAN ERROR. Me centré tanto en el negocio presencial, vender por los bares, visitar clientes, ir a ferias que el mundo online lo obvié.  Nuevos retos  Cuando analicé el fracaso y me dí cuenta de esto me entró una rabia por el cuerpo que no me podía aguantar. Esto me traumatizó un poco, la verdad. Así que me prometí a mi misma que nunca más volvería a fallar y que sería la mejor del marketing digital. Empecé a formarme de manera autodidacta, encerrada en el sótano de mi casa día y noche. Recuerdo que ese año apenas tuve vida social. Estaba tan enfocada en resurgir de las cenizas, en aprender todo lo que hubiera de marketing digital que dejé de lado mis amistades. Yo siempre digo que no hay mal que por bien no venga, ese año no salí mucho, pero aprendí demasiado. De manera autodidacta creé mi primer ecommerce para vender complementos de mujer.  Pero una vez más volví a fracasar, no vendí nada y dejé el negocio otra vez. Ya empezaba a ponerme nerviosa porque no daba con ningún negocio que pudiera sacar adelante, mi autoestima volvía a verse por los suelos y no confiaba en mi valía, no tenía confianza en mí misma. Pero lo que sí que tenía era perseverancia, siempre he sido una persona con las ideas muy claras y muy luchadora.  Así que pensé: «a la tercera va la vencida».  Tengo una amiga muy manitas a la que se le dan muy bien las manualidades, ella ya estaba vendiendo ese producto por las tiendas de nuestro pueblo. Así que le propuse vender chupeteros.  Ella hacía chupeteros y yo los vendía en una web que creé en Shopify y a través de anuncios de Facebook Ads. Y así lo hicimos, en 3 meses habíamos vendido más de 180 pedidos. Ahora sí, empecé a respirar. Vi como todas las horas que había invertido practicando y formándome en marketing digital habían valido la pena. Los primeros pasos de Mujeres Emprendedoras Online Estuvimos juntas en ese negocio un tiempo hasta que decidí montar mi propio negocio de consultoría. Quería enseñar a otras mujeres todo lo

Leer más »
EMPRENDER ONLINE
admin

Cuándo, cómo y qué delegar en una Asistente Virtual

¿Delegar en una Asistente Virtual? Quiero contarte cuándo, cómo y qué puedes delegar en esta profesión que viene pisando fuerte. Cada día, más y más emprendedores y empresarios deciden delegar en una persona de confianza que les libere su tiempo y, por supuesto, genere resultados. Estarás cansada de escuchar que para crecer tienes que delegar. De hecho, tú ya sabes que sola no puedes con todo. La clave está en poner tu fuerza y foco en aquella parte del negocio que más te necesite para crecer. Enviar la mayoría de los correos electrónicos, subir los post a tus redes, crear una landing page o un embudo de ventas… ¡NO TE NECESITAN!  Vale, esto no es del todo cierto: solo te necesitan para que vuelques tus ideas, tus estrategias y tus objetivos.  El resto, el engranaje que mueve la máquina SE PUEDE DELEGAR. Es más, debes delegarlo para seguir centrada en lo importante: TÚ Y TU NEGOCIO. Me meto de lleno a explicarte qué es la Asistencia Virtual y a contarte varios truquitos para que todo fluya: ¿Qué es una Asistente Virtual? Una AV es una emprendedora como tú, cuyo negocio está enfocado en dar servicios a emprendedores y negocios digitales. Me atrevo a decir que los servicios que ofrecemos son casi infinitos: tantos como todas las tareas que sean delegables. Todas conocemos las áreas básicas, pero cada Asistente Virtual es un mundo ya que cada una de nosotras nos especializamos en áreas concretas. Y te pregunto con un ejemplo: ¿todos los negocios de coach o de desarrollo personal son iguales?  ¡Por supuesto que no!  Cada AV tiene su propio negocio, especializado en la delegación de determinados servicios, con sus valores y sus procesos de trabajo propios. ¿Qué no es una Asistente Virtual? La definición que podríamos hacer sería: “Profesional que, a través de la delegación de tareas, apoya y ayuda a los negocios digitales”⁣ Como acabo de comentar cada AV gestiona su negocio como mejor le parece, algunas somos autónomas y otras trabajan con contrato. No trabajamos 24h, 365 días al año: No, nos reinventamos para ser dueñas de nuestro tiempo, para conciliar con nuestra familia y con nosotras mismas y para convertirnos en una profesión que nos apasiona: AYUDAR A LOS DEMÁS. Estamos al servicio de los negocios digitales. Velamos para que todo salga perfecto y se consigan los resultados y los objetivos marcados.  Por decirlo de otra manera, nos convertimos en parte del negocio con el que colaboramos, lo damos todo y nos esforzamos como si fuera el nuestro. Pero… cada negocio digital tiene su CEO, dueño, jefe, emprendedor… o como queramos llamarlo y no, no somos nosotras. Déjame hacer un apunte antes de entrar a explicarte cómo sería el proceso de delegación:  𝐒𝐚𝐛𝐞𝐦𝐨𝐬 𝐡𝐚𝐜𝐞𝐫 𝐝𝐞 𝐭𝐨𝐝𝐨 𝐩𝐞𝐫𝐨 𝐬𝐨𝐦𝐨𝐬 𝐞𝐱𝐩𝐞𝐫𝐭𝐚𝐬 𝐞𝐧 𝐝𝐞𝐭𝐞𝐫𝐦𝐢𝐧𝐚𝐝𝐚𝐬 𝐚́𝐫𝐞𝐚𝐬 y tareas, no en todas, para ello existen profesiones maravillosas con las que se cubren necesidades específicas de un negocio como:⁣ ▪️ Un copy lo escribe un copy⁣writer ▪️ Un community manager crea la estrategia de tus redes sociales⁣ Conclusión: Una AV es una AV, no una copy aunque sepa de copywriting, ni una diseñadora web aunque te ayude con tu web, ni una trafficker aunque te monte campañas en Facebook Ads. Me meto en “la chicha” de la profesión porque como AV quiero ayudarte en todo lo que esté en mi mano, así que aquí vienen mis consejos: ¿Cuándo es el momento ideal para empezar a delegar en una AV? Cuando te sobrepasen las tareas que tienes planificadas y sientas que el tiempo se te escapa, sin conseguir los resultados que te propones. Te pongo un ejemplo: tienes claro que este trimestre quieres lanzar tu próximo servicio o producto y te has puesto un plazo para sacarlo, pero ves que pasan las horas, los días y las semanas y no avanzas. Te has pasado media mañana contestando mails y la otra media, diseñando los post de esta semana. Al día siguiente, vuelta a empezar pero esta vez, pensando en la estrategia de email marketing y de paso trasteando en Active Campaign. La clave para saber cuándo es el momento perfecto es darte cuenta de qué tareas puede hacer otra persona con las indicaciones que tú le des. ¿Y si no tienes ingresos suficientes? Esto es la pescadilla que se muerde la cola: no tienes tiempo para hacer todo lo que quieres, no ganas suficiente dinero ni para ti, no puedes pagar un servicio como la asistencia virtual, por lo que lo vuelves a hacer tú todo y vuelta a empezar. Tu tiempo vale más que tu dinero y sí, tu tiempo va a generar resultados, y por lo tanto, dinero, así que… … la conclusión es:  DELEGAR = GANAR TIEMPO = GANAR DINERO Te recomiendo que lo poco que puedas gastar, lo inviertas en una persona que te libere. Al principio empieza por tareas pequeñas (robatiempos), por ejemplo dentro de las áreas de: Gestión de correo electrónico Redes Sociales Facturación Contabilidad Poco a poco, amplía a otras áreas del negocio. Los resultados llegarán, podrás delegar más y volcarte en ti, en tus ideas y tu negocio. ¿Cómo delegar en una Asistente Virtual? Primero comentarte que estamos todas en las redes sociales y si vas tirando del hilo nos vas a encontrar. Pon en los buscadores Asistente Virtual, AV o Delegar, por ejemplo. Estamos también en directorios y en bases de datos de negocios de delegación. Te aconsejo que le hagas muchísimo caso a tu intuición y que colabores con la persona que más conecte contigo. Para ello, selecciona los perfiles que más te llamen la atención: por la persona en sí y por las áreas del negocio que necesites delegar. Habla con cada una de ellas: siempre aconsejo que sea por videollamada.  El contacto “personal” es lo más importante. Te va a ayudar a decidir quién conecta más contigo. Cada AV trabaja de una forma distinta. Puedes encontrar: AVs que trabajan por un precio cerrado por hora independientemente de las tareas que hagan. AVs

Leer más »
EMPRENDER ONLINE
admin

6 imprescindibles para digitalizar tu negocio offline

Estamos en la era de la digitalización y si no quieres que tu negocio muera toca reinventarse. Según el Instituto Nacional de Estadística, la crisis por el Covid-19, ha hecho que algo más de 207.000 empresas bajen sus persianas, una de cada seis; y ha obligado a echar el cierre a 323.000 autónomos. Para que puedas impulsar las ventas mes a mes, te traigo los imprescindibles para digitalizar tu negocio offline. 1. Digitalización: Plan de Negocio El plan de negocio es aquel documento que estudia el entorno de la empresa, para analizar y evaluar los posibles resultados y si se pueden lograr los objetivos marcados. En esencia, es el plan comercial para demostrar la viabilidad de tu idea de negocio Para tener tu plan de negocio deberás: Describir tu empresa Analizar el mercado Plan de operaciones y gestión Plan de Marketing y ventas 2. Digitalización: Define tu cliente ideal El cliente ideal es aquel que a través de los servicios o productos que le ofreces puede solucionar su necesidad. Otra cosa que te puede servir a la hora de definir tu cliente ideal es pensar en aquella persona que te gustaría que fuera el comprador recurrente de tus productos o servicios. Definirlo te ayudará a crear tu contenido y los anuncios para impactar sólo en ese cliente y poder vender. Pero ojo, no se trata de sexo, edad, profesión y aficiones. Para definir tu cliente ideal tendrás que definir: Rasgos DEMOGRÁFICOS: edad, localización, nivel de educación, empleo… HÁBITOS: Intereses, pasatiempos, pasiones, aficiones… DIGITALES: redes sociales, blogs, prensa digital… Rasgos PSICOLÓGICOS: Intereses, pasiones, sentimientos, sensaciones… 3. Digitalización: Crea tu estrategia online Para conseguir tus objetivos necesitas una estrategia Online bien implementada con la que podrás: Llegar a una mayor audiencia a menor coste Conocer más a tus clientes Conectar con tu audiencia Ayudar a que crezca el negocio Para crear tu estrategia online: Define tu nicho y que vas a ofrecerle Define en que canales vas a tener presencia Análisis DAFO Define tus objetivos Mide los resultados 4. Digitalización: Página Web Una página web cuenta con información de texto y audiovisual. Debe estar optimizada para todos los dispositivos y servir como una tarjeta de presentación de una empresa Para que sea absolutamente efectivo y permita alcanzar los citados objetivos hay que tener en cuenta una serie de criterios fundamentales: DISEÑO ATRACTIVO: Para poder llamar la atención de tu potencial cliente tiene que tener un diseño atractivo para poder conseguir que navegue por la página. En este sentido, ese atractivo se conseguirá ofreciendo información de calidad, así como materiales de diversa índole tales como animaciones, videos, imágenes… ESTRATEGIA SEO Y OPTIMIZACIÓN: Para conseguir que tu página sea visible tiene que incluir enlaces tanto a distintos apartados de la misma página web como a otros espacios que pueden resultar de gran interés para el usuario. Páginas básicas para tu web Para tener una web estratégica que venda en piloto automático los 365 días del año. Tiene que tener estas páginas sí o sí para poder llevar a la acción a tu cliente potencial. Página de inicio Es la página más importante de tu web, debe ser atractiva y expresar el mensaje correcto. Sobre mí Es la página para que tus visitas te conozcan y conecten contigo. Página de Ventas Es la página para vender tus productos o servicios. Página de Contacto Es la página para que tu potencial cliente se pueda poner en contacto contigo para aclarar dudas y/o comprarte en caso de que no tengas una tienda online. Blog Se trata de una página con varios posts para reforzar la marca personal. En estos artículos compartirás contenido de valor para tu cliente potencial con el fin de mantenerlo informado y de paso conseguir visitas a la web.  SQUEEZE PAGE Es la página para ofrecerles un regalo gancho a cambio de sus datos. Posicionamiento web Se trata de las diferentes técnicas para que una página web aparezca en las primeras posiciones en el orden de los resultados en buscadores (como Google) gracias a una serie de palabras o frases clave. Una de las técnicas más conocidas es el SEO (Search Engine Optimization) que se trata del proceso de mejora de la visibilidad de un sitio web en los resultados orgánicos de los diferentes buscadores como, por ejemplo, Google. Aunque existen miles de factores en los que un motor de búsqueda se basa para posicionar una página, hay dos factores básicos. la autoridad y la relevancia. 5. Digitalización: Redes Sociales Tener presencia en aquellas redes sociales donde está tu potencial cliente, te ayudará a: Mejorar el engagement con tu potencial cliente Aumentar tus ventas Mejorar el posicionamiento y reconocimiento de tu marca Aumentar el tráfico a la web Perfil Estratégico Tener un perfil de empresa en las redes sociales en las que tiene presencia tu potencial cliente, te ayudará: Aumentar la visibilidad de tu negocio Son tu mejor aliado a la hora de mantener satisfechos a tus clientes, Te facilitan el conocer los gustos de tu clientela. Puedes ver las interacciones en cada publicación, los comentarios que has recibido, sugerencias, etc. Qué publicar en Redes Sociales Para conseguir una comunidad fiel hacia tu marca, es importante crear contenido de calidad e interesante para tu cliente potencial. Planificar con antelación tu contenido te ayudará a que tu contenido sea excelente. En tu calendario de publicaciones crearás una plantilla con: El día y la hora de la publicación Tipo de contenido (foto, vídeo infografía, etc) La descripción que pondrás Los hashtags que utilizarás para conseguir más visitas a tu publicación El medio digital en que lo publicaras 6. Digitalización: Email Marketing El email marketing es una estrategia de marketing digital que forma parte del marketing de contenidos. Consiste en enviar emails segmentados y relevantes a una base de leads que se han registrado para recibir contenido sobre el negocio, producto o servicio. Beneficios 𝗘𝗳𝗶𝗰𝗮𝘇 𝘆 𝗿𝗲𝗻𝘁𝗮𝗯𝗹𝗲: Este canal resulta ser el más efectivo para las compañías, de hecho, supera a las redes sociales en algunos aspectos.

Leer más »
vanesa martin lorente
EMPRENDER ONLINE
admin

Lo que debes saber antes de emprender y que a mí nadie me contó

¿Has tomado la decisión de emprender y cumplir el sueño de llevar a cabo ese proyecto tan personal? Si estás pasando por ese momento de dar el paso, te interesa leer este artículo, porque yo también he estado en tu situación. En mi entorno, siempre me habían dicho que emprender era algo muy sacrificado, casi como ser esclavo de tu negocio, que al final no tenías vida y te perdías las cosas importantes de tu familia y amigos. Pero lo que no me contaron es que iba a encontrar mi camino y que realmente alcanzaría la felicidad. Durante toda mi vida laboral me he dedicado a trabajar por cuenta ajena, a buscar los objetivos que me marcaban y a atender a los clientes de otros. Mi trabajo me gustaba, se me daba bien, tenía un gran equipo, pero me faltaba algo, el motivo de levantarme cada mañana y querer comerme el mundo como el primer día. Esa emoción inicial de cuando empiezas un trabajo, todo es nuevo y te sientes motivada, pero que tras esos primeros meses de toma de contacto, la vida se vuelve gris, aburrida y rutinaria. Me encontraba en esa rotonda, de trabajar y producir, sabía que no había nacido para eso, pero tampoco encontraba lo que me faltaba, ¿Cuál era mi chispa? A veces necesitamos un punto de inflexión en nuestras vidas para que tomemos la decisión de cambiarlas, y la Pandemia, fue la mía. Quería emprender en el mundo del marketing digital y ayudar a las pequeñas empresas de mi sector a que tuvieran presencia en redes sociales. ¿Y cómo iba a hacerlo? 1. Mis servicios (o productos) y mi cliente Lo más complicado, pero lo más importante es decidir qué es lo que vas a vender y a quién. Para ello, mi recomendación es que hagas un análisis DAFO de la situación hipotética que quieres plantear para tu emprendimiento. Este es el primer paso para crear cualquier estrategia de marketing. ¡Ojo! Antes de seguir avanzando en tu proyecto, y más, si nunca has emprendido, busca formación. 2. Formación en emprendimiento y marketing Antes de comenzar necesitas unas bases, esto es extrapolable a todo, ya sea para cocinar, para trabajar, para hacer ejercicio, etc. Ten en cuenta que antes de hacer nada, de ver qué redactar, qué fotos necesitas y meterte de lleno en lo que es la estrategia, tienes que conocer de primera mano lo que te vas a encontrar para saber qué necesita tu negocio. Esto no quiere decir que hagas una gran inversión, tienes muchísimas formaciones gratuitas o de bajo coste, que merecen mucho la pena, te lo digo desde mi experiencia propia. Puedes tener una buena estrategia digital de marketing para tu negocio, aunque no seas un experto, solamente necesitas un poco de ayuda. Puedes estudiar por tu cuenta o pedir una asesoría a un experto para que te resuelva las dudas que tienes. De nada sirve que te hablen de posicionamiento SEO en Google ni de engagement, si no sabes qué es esto. ¿No te parece? Entonces, antes de comenzar, date un momento y mira qué formaciones tienes a tu alcance en internet, en Youtube, grupos de emprendimiento como Mujeres Emprendedoras Online o las que ofrecen muchos freelance. 3. Proveedores y material Seguimos con la estructura básica de tu proyecto. Aunque quieras comenzar a vender ya mismo, es importante que tengas todo este entramado bien montado, sino será imposible conseguir cualquier objetivo que te propongas. Es el turno de las herramientas que necesitas dependiendo de si vas a vender productos o servicios, tienes que conocer qué recursos tienes a tu alcance para crearlos y, sobre todo, para saber tu coste de producción de cara a poner tus precios. Y claro está, no es lo mismo emprender con una tienda física que una tienda online. Sin embargo y viendo como está la vida hoy mismo, mi recomendación es que le des relevancia al mundo online, además, te ahorras costes de alquiler y gastos del local. 4. Estrategia de marketing: branding, web y promoción. Antes de que comiences a dar difusión a tu emprendimiento, ten presente que necesitas tener definido tu branding y creada una web propia. El branding en marketing Esa palabra tan moderna que seguramente habrás escuchado si estás revisando qué incluye una estrategia digital, muy sencillo: tus colores, tipografías, logo, tono con el que te diriges a tu cliente. Es decir, la parte visual de tu marca, con la que se reconoce a tu negocio. Te pongo un ejemplo para que lo veas mejor: Ikea, ¿estás pensando en azul y amarillo? ¿en sus folletos con productos para toda la familia? ¿precios para todos los bolsillos? ¿Perritos calientes a la salida?. Este es el branding de Ikea, ¿lo has reconocido fácilmente, verdad?. Para que tu negocio se diferencie en tu sector, te recomiendo que trabajes el branding, es otro pilar que ayudará a posicionar tu estrategia digital en redes sociales. Página web propia Puede que ahora que estás comenzando no seas consciente de lo relevante que es esto pero, una web propia, es tu casa, porque al final las redes sociales, y otras plataformas que pueden albergar los servicios de tu negocio, están ahí para darte un préstamo temporal. Y aunque tu presupuesto sea bajo, no es excusa para que no tengas tu web. Puedes crear una web one-page, es decir, de una sola página que aglutina toda la información de tu negocio y en la que se pueden comprar tus servicios, pero ten en cuenta estos imprescindibles: ● Información sobre ti, tu negocio, con una propuesta de valor. Debes humanizar tu marca. ● Recomendaciones de otros clientes que ya han disfrutado de tus servicios y que generarán mayor confianza. ● El catálogo de servicios, enfocado siempre, a ayudar con las necesidades de tus clientes. ● Y por último, pero no menos importante, cómo contactar contigo. 5. Formación constante: por si no había quedado claro ¿Pensabas que con unas nociones iniciales sería suficiente? Vivimos en un mundo cambiante y en el que si

Leer más »